Aprende a desconectar del trabajo

      2 comentarios en Aprende a desconectar del trabajo

Uno de los factores que influyen en desconectar del trabajo es saber hacerlo adecuadamente. Para conseguirlo, tenemos que aprender y conocer cómo gestiona el cerebro las tareas que tenemos que hacer en el día a día, el trabajo que tenemos pendiente. 

En esta labor entra en juego un elemento que poseemos. Hablamos de lo que los expertos llaman la memoria a corto plazo

¿Qué es la memoria a corto plazo? 

Esta memoria es la que usas cuando, por ejemplo, alguien te da durante una conversación un correo electrónico o un número de teléfono y lo repites para ti mismo durante el tiempo que transcurre hasta que puedes sacar tu teléfono móvil y apuntarlo. 

La memoria a corto plazo o de trabajo es muy limitada, digamos, válida durante un periodo muy breve. Es capaz de albergar entre cinco y nueve conceptos. ¿Y qué significa esto? Pues significa que en el momento en el que tengamos pendientes más de nueve tareas por hacer, nos veremos abrumados y sobrepasados. Ese número de tareas nos desborda porque físicamente, nuestro cerebro no tiene la capacidad de gestionar más de nueve tareas por hacer. Este es uno de los momentos en los que empieza a aparecer el estrés en nosotros, y nos tensamos. 

El estrés derivado de la memoria a corto plazo no te deja desconectar

Cuando tenemos más de nueve tareas pendientes, el cerebro sabe que nos vamos a olvidar de ellas, no caben todas en nuestra cabeza. Para evitarlo, lo que hacemos es recordar continuamente esas cosas, esas tareas que tenemos pendientes y vamos diciendo: “mañana tengo que mandar el correo electrónico al jefe”, “no se me puede olvidar que tengo una reunión con tal el jueves”, “tengo que llevar el niño al colegio”, “uy, uy, uy, tengo que comprar no sé qué”… y estamos todo el día diciéndonos esto para poner en la memoria a corto plazo todas las cosas que tenemos que hacer. Pero claro, en el momento que ponemos tres tareas nuevas salen otras tres más y solamente somos capaces de ir manejando nueve, con lo cual siempre vamos a tener la sensación de ir desbordados. 

Y esto es lo que te impide desconectar del trabajo.

¿Cuál es la clave de todo esto? 

Una persona puede hacer más de nueve cosas. Lo que no puede hacer es mantener más de 9 cosas en su cabeza sin estar recordando todo el día todas esas tareas que tiene pendientes.

Si de verdad quieres desconectar del trabajo y quieres tener sensación de control tienes una solución muy sencilla: no pongas las tareas en tu cabeza, sino en un papel. Un papel soporta más de nueve tareas. No es suficiente con escribir algunas, pues nuestro cerebro sabrá que hay otras muchas que no has volcado en el papel y va a seguir dándole vueltas para recordarlas. 

La clave es que apuntes las tareas que tienes pendientes, para que no tengas que estar recordándote a ti mismo lo que te queda por hacer. 

Si coges papel y lápiz y apuntas ahora mismo todo lo que tienes pendiente hasta que no recuerdes más, sigues pensando y vuelvas a apuntar, y esto lo hagas un par de veces, al terminar verás que tienes muchas tareas, pero que no se te va a olvidar ninguna. Tendrás la sensación de control que estabas buscando, te sentirás relajado.

Si de verdad quieres desconectar del trabajo, la clave es crear una lista de tareas larga que contenga todas las cosas que tienes por hacer. Pero eso sí, cuidado, las listas de tareas demasiado largas también pueden ser contraproducentes.

¿Has utilizado alguna vez esta técnica? Si lo has hecho, déjame tus comentarios y cuéntame qué tal te ha funcionado.

Descubre estas claves y muchas más en el método de productividad que ya usan miles de personas para ser mucho más efectivos. ¿Por qué no lo vas a ser tú? ¡Conoce el método FAST!

2 pensamientos en “Aprende a desconectar del trabajo

  1. Jaír Amores Laporta

    Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida.
    Pues sí, yo probé el método de capturar todo lo que se me va pasando por la cabeza, y funciona. Es una de esas cosas que supone un antes y un después. Además de anotarlo todo, también es bueno agrupar tareas, quitar las notificaciones, y “educar” a tus compañeros de trabajo en tus horarios.
    Muchas gracias por el artículo. Breve y al grano. Fantástico!
    Saludos desde Las Palmas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *