4 Comments

  • José Miguel Bolívar Posted 27 mayo, 2016 8:14 AM

    El email está ampliamente sobrevalorado. Yo siempre he trabajado con reglas de correo en las que los correos en los que iba en copia se archivaban directamente, sin verlos siquiera, a no ser que yo fuera la única persona en copia, en cuyo caso quedaban en la bandeja de entrada. Y nunca pasó nada grave. Procesar correo mola, porque genera una falsa sensación de productividad. Pero la gente que trabaja de verdad no tiene tiempo para perderlo con el correo. La gente puede contar las películas que quiera pero el hecho cierto e indiscutible es que a nadie le pagan por leer y escribir email.
    Un saludo.

  • Joaquin Peña Posted 27 mayo, 2016 10:14 AM

    Totalmente de acuerdo… pero muchas veces la inercia hace que muchos no se den cuenta de lo que está pasando. Escribir sobre estos temas ayuda a los que andan con la duda de qué hacer con el email a tener mayor seguridad a la hora de empezar a gestionar sus inputs de manera más sensata.

    Algunas veces es necesario escuchar las cosas en voz alta de otra persona para tomar las riendas y actuar.

    A la mayoría de la gente les da “miedo” decidir no leer todo, aunque la realidad es que la mayoría de la gente ya lo está haciendo (leen en diagonal o lo ponen en espera para no leerlo nunca).

    Gracias por pasarte por aquí José Miguel! Abrazo y nos vemos en café y productividad 😉

  • David Cabanillas Posted 27 mayo, 2016 4:37 PM

    La regla está activada, y veremos cómo se comporta mi entorno, puesto que todo el mundo supondrá que tengo que estar al tanto de todo lo que en ellos aparece. No leer los correos en copia, es la única manera que tengo actualmente, de poder sacar más horas de trabajo reales. De momento un sí…y espero poder continuar con la regla para mejorar las horas útiles de trabajo. Gracias por vuestros comentarios.

  • Joaquin Peña Posted 28 mayo, 2016 10:54 AM

    La idea es buscar un equilibrio. Clasificar los correos en copia no implica no leer nada o leerlo todo. Simplemente es tomarlos como un periódico de tu trabajo y estar lo más al día posible sin dejar de hacer lo que realmente es importante: nuestro trabajo. Si estar informado implica no poder trabajar, mala cosa. A por ello, en poco tiempo verás que no ocurre nada grave y que trabajas mucho mejor; además de encontrar el equilibrio de hasta dónde leer y hasta dónde no. Cuéntanos por aquí cómo te va!

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies