Reto de 12 días para preparar los 12 meses de 2022 todos basados en ciencia – Cómo fijar las metas del año

Estamos a punto de empezar un nuevo año y en estos momentos todos nos solemos poner reflexivos. La mala noticia es que si lo piensas, pasados unos días, se nos pasa la inspiración y volvemos a la rutina… o al menos eso es lo que les ocurre a aquellos que no hacen nada especial. 

¿Dejarse llevar o tomar las riendas y fijar metas para 2022?

Lo cómodo suele ser dejarse llevar e ir tomando decisiones conforme la vida se va desenvolviendo, viviendo en la urgencia del día a día. Es lo cómodo porque es la tendencia natural del cerebro humano. Nuestro cerebro, que tienes decenas de miles de años de evolución en un contexto muy distinto al actual, tiende a centrarse en el corto plazo, en resolver lo que tienes encima, lo que te da miedo, tus necesidades inmediatas, por muy poco rentable o «importante» que sea; tiende a ignorar el futuro mientras haya «urgencias» que resolver. 


Si lo piensas, en la Sabana Africana eso es lo que funcionaba, lo que nos ha mantenido vivos miles de años, pero por desgracia, ahora nos hace pasarlo mal incitándonos a procrastinar. Lo dramático de todo esto es que el mundo está tan hiperacelerado hoy, que todo son «urgencias» para «antes-de-ayer» y acabamos sin tener tiempo para invertir en el futuro, o lo que es aún peor, para invertir en nosotros mismos. 

¿Por qué no cumplimos las metas del año?


Nos gusta procrastinar porque en algún momento eso nos mantuvo vivos, sin tomar riesgos y sin gastar energías hasta que no era totalmente obligatorio. Pero hoy, procrastinamos para evitar invertir tiempo en cosas que tendrás que hacer mañana y que son importantes, cosas que te provocan tensión o no tienes claras pero que son importantes, y todo ello para mantenerte apagando los incendios de hoy. Y lo peor es que muchos de esos incendios nos los inventamos por nuestro miedo irracional (también heredado de la sabana africana) a que las cosas salgan mal. 

Pero no estamos en la sabana africana. Las cosas no son tan peligrosas hoy. Invertir solo en el corto plazo sin mirar al futuro no es lo óptimo en el mundo actual, aunque hace unos unas decenas de miles de años fuera lo mejor. 
Hoy triunfa el que mira a futuro y es sistemático invirtiendo tiempo en una dirección, sin distraerse mucho, aunque sí reajustando rumbo con los cambios del entorno. Hoy la planificación es más como un barco de vela en una tempestad que tiene claro a qué puerto se dirige, y no tanto como un tren de mercancías sobre vías de acero. Lo que no creo que funcione bien es actuar como un vagabundo que hoy da tres pasos al sur, en la tarde 4 al norte, y por la noche decide cambiar de barrio para mañana volver a divagar según el devenir del día. ¿Te has sentido alguna vez así? La seguridad y tranquilidad del tren hoy no es posible, la técnica del vagabundo es la más cómoda, solo requiere dejarte llevar. Pero la necesaria, da miedo, consiste en apostar a un puerto, meterse en la tempestad y empezar a navegar… quizás la vida sea un poco así, ¿no crees?

¿Eres proactivo o reactivo?

¿Qué eliges? ¿Te montas en el barco conmigo?


No sé si lo óptimo es o no hacer otra cosa, pero si que tengo claro que las personas somos tremendamente incoherentes con muchas cosas. Por ejemplo, nos pasamos 3 tardes completas planificando un fin de semana en otra ciudad para que el hotel, la cena y la visita sean perfectas, y no nos paramos más de 10 minutos (muchas veces en la ducha) para evaluar qué nos gustaría tener en el año que entra. Por lo menos decide a qué puerto quieres ir…más adelante puedes cambiar de opinión si quieres. 

Por esto, aunque seguramente sabes qué tienes que hacer, en qué cosas deberías reflexionar, o qué cosas deberías poner en orden de una vez por todas, muchas veces no lo hacemos…

¡y quiero echarte una mano en esto!

El reto de 12 días – Día 1: sal del modo supervivencia.


Te propongo que te unas al grupo nutrido de FASTers que ya andamos por el Telegram para llevar al cabo el reto de 12 días para prepararte para los 12 meses del año que entra. 

No te va a robar mucho tiempo, pero mientras más tiempo emplees cada día en los retos que te voy a proponer, seguramente más ordenado será tu 2022, y seguramente, un poquitín más exitoso que si no haces absolutamente nada. 

Vente al grupo de Telegram y contágiate de la energía de todos los demás para poner un poquito de reflexión y estructura en tu vida para dar la bienvenida a 2022 con mejor pie. 

Te dejo el primer reto en este video y el enlace para participar: https://t.me/+TQmnLLr5J_E5NDQ0 

Un abrazo FASTer, nos vemos dentro. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.