El Virus No es el Problema, es la #Productividad: la Amenaza del Gaslighting

Soy Joaquín Peña, profesor doctor de la U. de Sevilla.

Un grupo de personas bastante amplio con gente de 5 países pensamos que urge reaccionar. El virus no es el problema…

El virus nos ha dado una gran lección:

¡no se puede ignorar el futuro!

Hemos vividos obsesionados por la productividad y el éxito ya, hoy mismos, … en el corto plazo.

Pero las ganancias a corto plazo siempre traen pedidas a largo. Hemos vivido una época de cortoplacismo desmedido olvidándonos de nuestra salud, de pasar tiempo con nuestros hijos, del medio ambiente o de que con total seguridad otra gripe/virus iba a volver a aparecer tarde o temprano …

Pero nadie podía enfrentar el problema. Muchos estábamos ciegos corriendo para llegar a contestar el siguiente email para, en última instancia, poder comprar el Mercedes y así conseguir ser felices; mientras otros estaban tan centrados en maximizar el precio de la acción ese mismo día e invertir millones en convencernos de que beber refresco nos hace felices, que no podían salir en la prensa económica anunciando que dejarían de contaminar o que invertían en evitar una pandemia mientras los demás eran hiper-rentables en el corto plazo.

Las guerras, y esta pandemia es una guerra, como estamos viendo desatan una oleada de altruismo y solidaridad, cambios, necesidad de repensar y reconstruir todo.

No volvamos a cometer los mismos errores, no dejemos que la campaña de marketing que todos queremos escuchar para no enfrentar el cambio nos ciegue: “ha vuelto la normalidad”. 

La normalidad ¡No, no ha vuelto!,
pero sobre todo, créeme 
 ¡no queremos que vuelva!

No nos dejemos atraer por la zona de confort. Es el momento de reflexionar y redefinir todo a mejor. La 4 Revolución Industrial ya está aquí. El virus ha hecho que lo que pensábamos que iba a ocurrir en 15 años ocurra en cuestión de días, digitalización, telemedicina, teletrabajo o teleformación masiva a nivel global, las fábricas se va a automatizar en meses pues las maquinas no se infectan, la IA se está usando de manera masiva para analizar los datos del virus, el uso masivo del ecommerces traerá reparto con vehículos autónomos en pocos mese, etc. La 4ª Ola viene con fuerza y la 3ª está llegando la orilla.  

Demos la vuelta, empecemos a nadar en contra corriente y subamos a La Ola. Abracemos el cambio y definamos unas nuevas reglas más sensatas, donde miremos el presento, pero también al futuro, donde el resultado se mida mas allá del precio hoy, y se mida con el bienestar generado a futuro.  Dejemos el cortoplacismo y por qué no, disfrutemos del cambio,

 

¡Surfeemos la Ola!

www.surfealaola.com

Únete a nosotros:

https://www.facebook.com/groups/surfealaola

____________________

PD: adjunto artículo que expone a la perfección la campaña de marketing que sucederá en breve  para que todos volvamos a la “normalidad”.

 

Prepárense para el último encendido de gas*. No estáis locos, amigos míos. Julio Vincent Gambuto

Artículo original en inglés:  https://forge.medium.com/prepare-for-the-ultimate-gaslighting-6a8ce3f0a0e0

Traducción automática con Deepl

Foto:  David McNew/Getty Images

*La luz de gas, si no conoces la palabra, se define como la manipulación para hacere dudar de tu propia cordura; como en, Carl hizo creer a Mary que estaba loca, aunque claramente le pilló poniéndole los cuernos.  Él le dio un gas.

 

Muy pronto, cuando el país empiece a darse cuenta de cómo nos «abrimos de nuevo» y avanzamos, fuerzas muy poderosas intentarán convencernos a todos de que volvamos a la normalidad.  (Eso nunca sucedió. ¿De qué estás hablando?) Se gastarán miles de millones de dólares en publicidad, mensajes y contenidos de televisión y medios de comunicación para que te sientas cómodo de nuevo.  Vendrá en las formas tradicionales – una valla publicitaria por aquí, un centenar de anuncios por allá – y en las formas de los nuevos medios: una generación 2020-2021 de memes para recordarte que lo que quieres de nuevo es la normalidad.  En realidad, quieres la sensación de normalidad, y todos la queremos.  Queremos desesperadamente volver a sentirnos bien, volver a las rutinas de la vida, no quedarnos en la cama por la noche preguntándonos cómo vamos a pagar el alquiler y las facturas, no despertarnos con un interminable rollo de tragedia humana en nuestros teléfonos, tomar una taza de café perfectamente preparado y simplemente salir de casa para ir al trabajo.  La necesidad de comodidad será real, y será fuerte.  Y cada marca en América vendrá a su rescate, querido consumidor, para ayudar a quitar esa oscuridad y hacer que la vida vuelva a ser como era antes de la crisis.  Les insto a que sean conscientes de lo que se avecina.

Durante los últimos cien años, el multimillonario negocio de la publicidad ha operado basado en este principio cardinal: Encuentra el problema del consumidor y arréglalo con tu producto.  Cuando el problema es práctico y táctico, la solución es «como se ve en la TV» y está disponible en Home Depot.  Las tiras de comando me ahorrarán tener que repintar.  También lo hará el Borrador Mágico del Sr. Clean.  Las estanterías de Elfa se desharán del desorden de mi armario.  El timbre del Ring me permitirá ver quién está en el porche si no puedo apartar la vista de Netflix.  Pero cuando el problema es emocional, el arreglo se convierte en un nuevo elemento básico en tu vida, y te conviertes en un lealista de por vida.  La Coca-Cola te hace: feliz.  Un Mercedes te hace: exitoso.  Llevar a tu familia a un crucero de Royal Caribbean te hace: especial.  Los comerciantes inteligentes saben cómo destacar lo que las marcas pueden hacer por ti para hacerte la vida más fácil.  Pero los vendedores brillantes saben cómo reconfigurar tu corazón.  Y, no se equivoquen, el corazón es lo que ha estado más traumatizado este último mes.  Somos, como sociedad, ahora vulnerables de una manera totalmente nueva.

Lo que el trauma nos ha mostrado, sin embargo, no puede ser invisible.  Un Los Ángeles sin coches tiene cielos azules claros, ya que la contaminación simplemente se ha detenido.  En una Nueva York tranquila, se puede oír el canto de los pájaros en medio de la Avenida Madison.  Se han visto coyotes en el puente Golden Gate.  Estas son las imágenes de la tarjeta postal de lo que el mundo podría ser si pudiéramos encontrar una manera de tener un efecto diario menos mortal en el planeta.  Lo que no cabe en una postal son las otras escenas que hemos presenciado: un sistema de salud que no puede proporcionar el equipo de protección básico para su primera línea; pequeñas empresas – y muy grandes – que no tienen suficiente dinero para pagar su alquiler o trabajadores, enviando a más de 16 millones de personas a buscar beneficios de desempleo; un gobierno que ha dañado tan severamente la credibilidad de nuestros medios de comunicación que 300 millones de personas no saben a quién escuchar para obtener los hechos básicos que pueden salvar sus vidas.

 El gato está fuera de la bolsa.  Nosotros, como nación, tenemos problemas profundamente inquietantes.  Tiene razón. Eso no es una noticia.  Son problemas que ignoramos todos los días, no porque seamos personas terribles o porque no nos preocupemos por arreglarlos, sino porque no tenemos tiempo.  Lo siento, tenemos otras cosas que hacer.  La pura verdad es que no importa nuestra etnia, religión, género, partido político (la lista sigue), ni siquiera nuestro estatus socioeconómico, como americanos compartimos esto:  Estamos ocupados.  Estamos fuera y a la carrera para hacer que nuestras propias vidas funcionen.  Tenemos metas que cumplir y reuniones a las que asistir e hipotecas que pagar, todo mientras el teléfono suena y el portátil hace ping.  Y cuando llegamos a casa, Crate and Barrel y Louis Vuitton y Andy Cohen nos hacen sentir lo suficientemente bien como para levantarnos al día siguiente y hacerlo todo de nuevo.  Es muy fácil cerrar los ojos ante un problema cuando apenas tienes tiempo de cerrarlos para dormir.  El mayor error entre nosotros, que causa una profunda y dolorosa tensión social y política cada día en este país, es que de alguna manera no nos preocupamos por el otro.  A los blancos no les importan los problemas de la América negra.  A los hombres no les importan los derechos de las mujeres.  A los policías no les importan las comunidades a las que sirven.  A los humanos no les importa el medio ambiente.  Esto no podría estar más lejos de la verdad.  A nosotros sí nos importa.  Sólo que no tenemos tiempo para hacer nada al respecto.  Tal vez sea sólo yo.  Pero tal vez también seas tú.

Bueno, la cinta de correr en la que has estado durante décadas se ha detenido.  ¡Bam!  Y esa sensación que tienes ahora es la misma que si te hubiesen tirado de tu bicicleta Pelotón al suelo:  ¿Qué carajo acaba de pasar?  Espero que puedas considerar esto:  Lo que pasó es inexplicablemente increíble.  Es el mayor regalo jamás desenvuelto.  No las muertes, no el virus, sino La Gran Pausa.  Es, en una palabra, profundo.  Por favor, no retrocedan ante la luz brillante que atraviesa la ventana.  Sé que te hace daño a los ojos.  También me duele el mío.  Pero la cortina está abierta de par en par.  Lo que la crisis nos ha dado es una oportunidad única de vernos a nosotros mismos y a nuestro país en la más clara de las vistas.  En ningún otro momento de nuestras vidas hemos tenido la oportunidad de ver lo que pasaría si el mundo simplemente se detuviera.  Aquí la tenemos.  Estamos en ello.  Las tiendas están cerradas.  Los restaurantes están vacíos.  Las calles y las autopistas de seis carriles son estériles.  Incluso el planeta mismo está temblando menos (historia real).  Y porque es más raro que raro, ha sacado a la luz todas las bellas y dolorosas verdades de cómo vivimos.  Y eso se siente raro.  Realmente raro.  Porque nunca… ha… sucedido… antes.  Si queremos crear un país mejor y un mundo mejor para nuestros hijos, y si queremos asegurarnos de que somos incluso sostenibles como nación y como democracia, tenemos que prestar atención a cómo nos sentimos ahora mismo.  No puedo hablar por ti, pero imagino que te sientes como yo: devastado, deprimido y con el corazón roto.

Y qué momento perfecto para que Best Buy y H&M y Wal-Mart me ayuden a sentirme normal de nuevo.  Si pudiera tener el nuevo iPhone en mi mano, si pudiera descansar mis pies en una almohada de Nikes nuevos, si pudiera beber un venti latte de vainilla rubio o sorber una Coca-Cola Light, entonces esta sensación tan oscura desaparecería.  Crees que estoy bromeando, que estoy siendo lindo, que estoy negando los beneficios muy obvios de tener una economía rugiente.  Tienes razón.  Nuestra forma de vida no carece de propósito.  La economía no es, en el fondo, malvada.  Las marcas y sus productos crean millones de empleos.  Como la gente – y casi todo en la vida – hay marcas que son responsables y éticas, y hay otras que no lo son.  Todas ellas son parte de un sistema que nos mantiene vivos y fuertes.  Hemos sacado a más humanos de la pobreza a través del poder de la economía que cualquier otra civilización en la historia.  Sí, sin duda, el americanismo es una fuerza para el bien.  No es un plan villano para causar estragos y destruir el planeta y todas nuestras almas con él.  Lo entiendo, y estoy de acuerdo.  Pero sus defectos han quedado al descubierto para que todos los vean.  No funciona para todos.  Es responsable de una gran destrucción.  Está tan desigualmente distribuido en su beneficio que tres hombres poseen más riqueza que 150 millones de personas.  Sus intenciones se han pervertido, y la protección que ofrece ha desaparecido.  De hecho, ha sido puesto de rodillas por un pangolín.

Y por eso la embestida está llegando.  Prepárense, amigos míos.  Lo que se va a desatar en la sociedad americana será la mayor campaña jamás creada para que se sientan normales de nuevo.  Vendrá de las marcas, vendrá del gobierno, incluso vendrá de cada uno, y vendrá de la izquierda y de la derecha.  Haremos cualquier cosa, gastaremos cualquier cosa, creeremos cualquier cosa, sólo para poder quitarnos lo horriblemente incómodo que se siente todo esto.  Y encima de eso, sólo para girar el tornillo mucho más, será el único esfuerzo que es aún mayor: el bombardeo total para hacerte creer que nunca viste lo que viste.  El aire no era realmente más limpio; esas imágenes eran falsas.  Los hospitales no eran realmente una zona de guerra; esas historias eran hipérboles.  Los números no eran tan altos; la prensa está mintiendo.  No viste a la gente con máscaras paradas en la lluvia arriesgando sus vidas para votar.  No en América.  No viste al líder del mundo libre empujar una droga milagrosa no probada como un vendedor de infomerciales nocturno.  Eso fue una actualización de la crisis.  No viste a los indigentes muertos en la calle.  No visteis la desigualdad.  No visteis la indiferencia.  No viste el fracaso total del liderazgo y los sistemas.

Pero lo vieron.  No están locos, amigos míos.  Y por eso estamos a punto de ser iluminados con gas de una manera realmente sin precedentes.  Comienza con un cheque de 1.200 dólares (No digas que nunca te di nada) y luego será tan grande que será grande.  Y será un golpe de uno-dos de las grandes empresas y de la gran Casa Blanca – inextricablemente entrelazado ahora más que nunca y siendo dirigido por, como nuestra suerte lo tiene, un vendedor en jefe.  Los negocios y el gobierno están a punto de unirse para dejarnos inconscientes de nuevo.  Será financiado como ninguna otra operación en nuestras vidas.  Será rápido.  Será furioso.  Y será abrumador.  El gran retorno a la normalidad de los americanos está llegando.

De un ciudadano a otro, le ruego: respire hondo, ignore el ruido ensordecedor, y piense profundamente en lo que quiere volver a poner en su vida.  Esta es nuestra oportunidad de definir una nueva versión de lo normal, una rara y verdaderamente sagrada (sí, sagrada) oportunidad de deshacerse de la mierda y sólo devolver lo que funciona para nosotros, lo que hace nuestras vidas más ricas, lo que hace a nuestros hijos más felices, lo que nos hace realmente orgullosos.  Llegamos a Marie Kondo con la mierda de todo esto.  Nos preocupamos profundamente el uno por el otro.  Eso está claro.  Eso se puede ver en cada mensaje de apoyo en Facebook, en cada comida que se deja a un vecino, en cada fiesta de cumpleaños de Zoom.  Somos buenas personas.  Y como buenas personas, queremos definir, en nuestros propios términos, cómo será este país dentro de cinco, 10, 50 años.  Esta es nuestra oportunidad de hacerlo, la más grande que hemos tenido.  Y la mejor que jamás tendremos.

Podemos hacerlo a escala personal en nuestros hogares, en cómo elegimos pasar el tiempo en familia por las noches y los fines de semana, qué vemos, qué escuchamos, qué comemos, y en qué elegimos gastar nuestros dólares y dónde.  Podemos hacerlo localmente en nuestras comunidades, en qué organizaciones apoyamos, qué verdades decimos y a qué eventos asistimos.  Y podemos hacerlo a nivel nacional en nuestro gobierno, en qué líderes votamos y a quiénes damos poder.  Si queremos un aire más limpio, podemos hacerlo.  Si queremos proteger a nuestros médicos y enfermeras del próximo virus, y proteger a todos los estadounidenses, podemos hacerlo.  Si queremos que nuestros vecinos y amigos obtengan un ingreso digno, podemos hacer que eso suceda.  Si queremos que millones de niños puedan comer si de repente su escuela está cerrada, podemos hacer que eso suceda.  Y, sí, si sólo queremos vivir una vida más simple, también podemos hacer que eso suceda.  Pero sólo si nos resistimos a la enorme luz de gas que está a punto de llegar.  Está en camino.  Cuidado con eso. Artículo original en inglés:  https://forge.medium.com/prepare-for-the-ultimate-gaslighting-6a8ce3f0a0e0

 

Traducción automática con Deepl

 

 

Nota: El autor y Medium han hecho pequeños ajustes desde la publicación inicial.

 

Acerca de Joaquin Peña

Joaquín Peña es Doctor en Ingeniería del Software por la Universidad de Sevilla. Es Ingeniero en Informática por la Universidad de Sevilla. Ha cursado un programa ejecutivo para dirección de empresas (Executive MBA) por la misma Universidad. Es profesor a tiempo completo de Ingeniería del Software y socio fundador y director ejecutivo de la consultora EMACMAS (www.emacmas.com). También posee la suficiencia investigadora (Diploma de Estudios avanzados - DEA) por el Departamento de Dirección de Operaciones y Marketing de la Universidad de Sevilla. Sus principales actividades van desde la docencia en la Universidad y distintos charlas y talleres, la investigación y la actividad empresarial en la consultora EMACMAS.

Un pensamiento en “El Virus No es el Problema, es la #Productividad: la Amenaza del Gaslighting

  1. Sara

    Fantástico artículo!!! La sociedad y la precariedad laboral del país tienen mucho que aprender de esta pandemia, las empresas tienen que ayudar a sus empleados a continuar trabajando desde casa, no se es más productivo por estar 10h en una oficina!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *